INTEGRAL SOLUTION - Pilates Depresion





Pilates - Depresión



La depresión (del latín depressus, que significa "abatido", "derribado") es un trastorno emocional que en términos coloquiales se presenta como un estado de abatimiento e infelicidad que puede ser transitorio o permanente. El término médico hace referencia a un síndrome o conjunto de síntomas que afectan principalmente a la esfera afectiva: la tristeza patológica, el decaimiento, la irritabilidad o un trastorno del humor que puede disminuir el rendimiento en el trabajo o limitar la actividad vital habitual, independientemente de que su causa sea conocida o desconocida. Aunque ése es el núcleo principal de síntomas, la depresión también puede expresarse a través de afecciones de tipo cognitivo, volitivo o incluso somático. En la mayor parte de los casos, el diagnóstico es clínico, aunque debe diferenciarse de cuadros de expresión parecida, como los trastornos de ansiedad. La persona aquejada de depresión puede no vivenciar tristeza, sino pérdida de interés e incapacidad para disfrutar las actividades lúdicas habituales, así como una vivencia poco motivadora y más lenta del transcurso del tiempo. Su origen es multifactorial, aunque hay que destacar factores desencadenantes tales como el estrés y sentimientos (derivados de una decepción sentimental, la contemplación o vivencia de un accidente, asesinato o tragedia, el trastorno por malas noticias, pena, y el haber atravesado una experiencia cercana a la muerte). También hay otros orígenes, como una elaboración inadecuada del duelo (por la muerte de un ser querido) o incluso el consumo de determinadas sustancias (abuso de alcohol o de otras sustancias tóxicas) y factores de predisposición como la genética o un condicionamiento paterno educativo.


 

La depresión puede tener importantes consecuencias sociales y personales, desde la incapacidad laboral hasta el suicidio. Las diferentes escuelas psiquiátricas han propuesto varios tratamientos para la depresión: la biopsiquiatría, a través de un enfoque farmacológico, avalado por los éxitos de las últimas generaciones de antidepresivos (abanderados por la fluoxetina, la "píldora de la felicidad" del siglo XX), la escuela psicoanalítica a través de procedimientos

psicodinámicos  o la terapia cognitivo-conductual, a través de propuestas conductuales y cognitivas.

 


 
 
 
 
El Pilates – en cualquiera de sus formas – puede resultar para todos. Sus cualidades permiten potenciar a quienes padecen de enfermedades como la artrosis, a otros que tienen conflictos emocionales como el estrés o la depresión; también a aquellos que buscan mejorar la forma de su cuerpo, en fin, todos se ven beneficiados con esta disciplina. 
 
 
 
Además comenta que “la gente tiene que entender que esto es una disciplina” y que será efectivo en la medida en que se practique en forma constante, responsable y sobre todo con la convicción de que lograrán verse y sentirse mejor consigo mismo. “La idea es que la gente escuche a su cuerpo. Es una muy buena experiencia”, afirma.

 

 

 

Debido a que se centra en la mente-cuerpo, Pilates puede duplicar los beneficios para un control del estrés. Mientras que el ejercicio en sí mismo puede bajar los niveles de las hormonas del estrés (como la cortisol), la calidad de los movimientos puede ayudar a alcanzar la conciencia interior y calmarla junto con un sentido del dominio sobre la mente y el cuerpo. Muchos practicantes se sienten con un refrescante vigor mental tras una sesión de Pilates. 

 

 




Hoy habia 1 visitantes (11 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=